Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2007

Serie grandes herejías. Hoy: "El Arrianismo"

El obispo Jacques Bénigne Bossuet sentenció que un hereje es todo aquel que tiene una opinión. Esto puede parecer exagerado, pero la teología es una ciencia tan exacta como las matemáticas. En efecto, como es sabido y ha sido recordado recientemente por el Santo Padre, la única via para la salvación se encuentra en la Iglesia Católica. Si no va errado (y ojo, que es infalible), quien se aparte de la doctrina oficial ya puede dar por descontado que va arder en el fuego eterno del infierno, "que no consume ni purifica ni se puede aplacar por intercesión de los Santos" (San Agustín, La ciudad de Dios).

Pero hoy en día (en Occidente) a nadie parece preocupar la ortodoxia. La sección de religión de las librerías está llena de folletines de autoayuda, en vez de buenos textos de dogmática, apologética y teología natural. Asi estamos.

Pero vamos al asunto. Como siempre, con toda la modestia del mundo, y sin ánimo de ofender a nadie, hoy presento la segunda entrega de la serie "Gr…

La presencia de la nutria

Imagen
Esta entrada es parte de mi cruzada contra la visión disneylándica del mundo. Debo comunicar a los seguidores del Pato y del Ratón algo importante: "Los animales hacen caca".

La observación de mamíferos es una actividad ingrata. La mayor parte de los días no vemos ni un triste conejo. Pero allí están, jabalies, zorros, garduñas, jinetas, corzos, tejones... no son tan abundantes como nosotros quisieramos, pero los hay. Son como los duendes del bosque, nos temen y se esconden de nosotros (con la salvedad de que los mamíferos si que existen y los duendes no). ¿No podríamos, de alguna manera, encontrar a los mamíferos escondidos? No sin utilizar el olfato de los perros: como cazadores nosotros somos un desastre.

De modo que si nos gustan los mamíferos, sus rastros (huellas, excrementos, restos de pelos, señales de haberse frotado contra un árbol) son muy importantes. Yo, modestamente, estoy recopilando una colección de fotos de excrementos de diferentes mamíferos salvajes. Tengo j…

Tres historias de serpientes (III)

Imagen
(viene de aquí)

El día después de haber rescatado a la culebra de escalera, me fui de nuevo al río, como siempre con la ilusión de sorprender a la mítica culebra de agua, pero esta vez fuera del agua. Y debo decir que ese día mejor me hubiera quedado en casa.

Ya nos advirtió Heráclito de que no es posible bañarse dos veces en el mismo río, pero esta vez el cambio fue demasiado grande. Cuando ya estaba dentro del agua con la cámara al cuello, me dí cuenta: el agua casi estancada estaba llena de una especie de uvas negras hinchadas que flotaban perezosamente. No eran uvas, si no excrementos de cordero. Alguien había llevado un rebaño a abrevar (cosa que seguramente tiene todo el derecho a hacer). Siempre he temido a las multitudes, incluso las de corderos.

Asqueado por tanta porquería flotando a mi alrededor, dí media vuelta para salir de allí cuanto antes. Por donde han pasado los rebaños siempre hay parásitos, por lo menos pulgas y garrapatas e incluso una vez vi a la muy asquerosa sangu…

Exponiendo sin fotómetro en la 'Festa del Ginjoler'

Imagen
Hace unos tres años me dio por coleccionar cámaras. A lo largo de mi vida, este vicio de las colecciones se me ha presentado en varias ocasiones, materializándose en diversos objetos de deseo, tales como cromos de Mázinguer Z, cajas de cerillas, ordenadores antiguos y finalmente, cámaras.

Compré, entre otras, algunas Nikon: F, F3, 801, F4s, algunos objetivos y varias cámaras rusas. Todas ellas son tan bonitas como inútiles, por que la fotografía digital las ha relegado prácticamente al papel de objetos decorativos (que nadie se ofenda, hay alguna excepción). En Ebay todo esto era (y es) realmente muy barato, hasta el punto de que llegué a gastarme bastante dinero, más portes y aduanas (y me estafaron dos veces).

Una de mis cámaras favoritas es una Nikon F negra, que tiene más de 40 años. Es un modelo muy importante, con fama justificada de ser indestructible, que marcó el inicio del auge de la indústria japonesa frente a la alemana, y el de inicio de la la tecnología reflex frente a la…

Marta Gómez (La Foca) - 2

Fotonovelas sin fotos. Marta Gómez (La Foca). Hoy: La Psicóloga. Capítulo 2.

(viene de aquí)

Patricia Prados empezó su licenciatura en Administración y Dirección de Empresas en una Escuela de Negocios muy cara y prestigiosa, siguiendo el consejo de sus padres como siempre había hecho hasta entonces. Pero a causa de una desafortunada serie de sucesos que en este momento no hacen al caso, su vida dio un giro inesperado y en segundo curso dejó la Administración y la Dirección para matricularse en Psicología. Por su carácter y sobretodo por su posición, ella iba para ejecutiva o directora de algo importante, más que para terapeuta. Pero a pesar de que la Psicología no fue su vocación primera, era una chica enérgica, capaz, y la conmovían las miserias del mundo que suelen salir en los telediarios. De modo que al terminar los estudios decidió ser lo más competente y útil posible como Psicóloga Educacional, rechazando una oferta de una importante empresa de selección de personal (propiedad de …

Sobre pulpos y chimpancés cautivos

Imagen
En su Historia de los animales, Aristóteles (Libro IX, párrafo 37) dijo que El pulpo es una criatura estúpida, por que se acerca a la mano de un hombre metida en el agua. En realidad lo que le ocurre al pulpo es que es muy inteligente, y por tanto, es capaz de sentir curiosidad. Como saben los submarinistas, a veces un pulpo joven puede venir a observar a un ser humano (los ejemplares adultos ya saben como las gastamos).

Bien, pues si se coge un pulpo y se le mete en un acuario grande y limpio, con la temperatura controlada, bien decorado con sus algas de plástico, sus piedras y sus conchas de colores, y se le da de comer cosas buenas todos los días, ¿qué hace el ingrato pulpo en este paraíso donde cualquier pez sería feliz? Pues volverse loco. Lo primero que hace es intentar salir del acuario por arriba. Y pueden pasar por lugares muy pequeños, si el cristal no está perfectamente cerrado, al llegar a casa nos lo encontraremos asfixiado en la alfombra.

Si el acuario está bien cerrado, s…

¿Qué come el zapatero?

Imagen
Un zapatero comiendose a una hormiga (camponotus?). Pinchad para ampliar, se puede observar como la sostiene con el primer par de patas y le clava el pico.

Cualquier bicho que caiga al agua del río accidentalmente y no pueda salir por sus propios medios, acabará siendo devorado por un zapatero o por un bicho angel. Ambos animales, aunque sean carnivoros, no dejan de ser chinches, y lo que hacen es clavar el pico y sorber el interior de sus presas, como el famoso chinche asesino.

Pero este verano he descubierto algo que ignoraba. Si nos metemos dentro de una charca con muchos zapateros y nos quedamos quietos el tiempo suficiente, notaremos un pinchazo en la pierna que sin llegar a ser doloroso es desagradable: es el primer zapatero que nos ha clavado el aguijón. Al bajar la vista, veremos que los zapateros nos han rodeado las extremidades y se disponen a devorarnos.

Tres historias de serpientes (II)

Imagen
(viene de aquí)

Estaba conduciendo con la familia a ultimísima hora de la tarde, por una carretera estrecha que a duras penas permite el paso de dos vehículos. En pleno verano, a esa hora mágica entre el día y la noche en que las luces están recién encendidas y parece como que todavía no alumbran, cualquier cosa es posible. Y nadie se extraña si ve a un chotacabras esperando agazapado en el centro de la carretera, para salir volando justo cuando ya parecía que no era un pájaro si no una piedra.

Pero ese día yo vi un palo extraño y sinuoso, justo a la salida de una curva. ¡Una serpiente!



Apenas tuve tiempo de encajarla entre las ruedas del coche, aparcar en la cuneta y poner las luces de avería. "Es un palo", me dijo mi mujer. "No, es una serpiente y creo que no la he pisado". Salí del coche con la cámara en la mano, y efectivamente no era un palo si no una culebra de escalera, vivita y coleando, sin ninguna lesión. Era una de las que yo tanto había deseado (aunque e…

Autorretratos (solo) con chancletas en el río

Imagen
Me recomendaron que pusiera algo un poco erótico para darle más interés al blog, así que os muestro algunos autorretratos que me he hecho este verano en diferentes rios.

En primer lugar, mi rodilla derecha pasando por una zona de verdín, vista desde arriba con el 105.



Pasando por estos lugares (y otros peores), no es extraño que la piel se cubra de una capa de materia orgánica en descomposición que es muy apreciada por mis amigas las moscas. Es una lástima que ese día hubiera olvidado depilarme.



Aprovecho para enseñaros las fantásticas chancletas que me he comprado.



A fuerza de pasar horas y horas con las chancletas, he adquirido un moreno muy especial en los pies. A ver si lo luce algún futbolista y se pone de moda.



Bueno, y para terminar, mi alter ego, un macho rojazo de Crocothemis erythraea luciendo la pinza abdominal.



Esperando que estas tonterías sirvan para que crezca por lo menos una sonrisa, se despide su super-modelo Frikosal.

Marta Gómez (La Foca)

Fotonovelas sin fotos. Hoy: Marta Gómez (La Foca).

Una univesidad Alemana realizó un estudio estadístico muy amplio que demostraba que las personas agraciadas físicamente, al margen de su capacidad intelectual, tienen mejores trabajos, ganan más dinero, y tienen más amigos. En otros lugares del mundo se ha llegado a conclusiones parecidas. Marta Gómez no conoce estos estudios, pero su resultado no le sorprendería. Está a punto de cumplir 16 años y estudia ESO. Digámoslo de una vez: Marta Gómez, La Foca, es bastante fea y muy gorda. Dos cosas terribles que la hacen profundamente desgraciada.

Yo quisiera poder decir que La Foca tiene alguna cualidad intelectual que mitiga su nulo atractivo físico. Pero no es asi, La Foca no es ni muy lista ni muy voluntariosa. No destaca en los estudios ni tampoco tiene ninguna sensibilidad especial para la música, la pintura, la literatura, el diseño ni nada por el estilo. Pasa las tardes sola en casa comiendo patatas fritas y viendo los programas de Ana…

Tres historias de serpientes (I)

Imagen
Este año he pasado muchas horas buscando culebras de agua en diferentes rios. Lo primero, preguntar por ellas a los bañistas y a la gente del pueblo. Unos me dijeron que llevaban años bañandose cada verano allí, sin haber visto ni una, ¡por suerte!. Otro, en el mismo lugar, me dijo que había muchas, que una vez agarró una por la cola y que le mordió la mano (y se tocó con la otra mano, como si todavía le doliera). Un naturalista competente me dijo donde podía encontrarlas, y le creo, pero en ese lugar yo solamente encontré un precioso sapo, del que ya hablaré.

Esta se escondía debajo de una piedra pero pude verla y al levantar la piedra me dejó unos segundos antes de escaparse.

"Las serpientes tienen sus ritmos, es cuestión de aprenderlos", me dije. De manera que casi cada mañana yo me paseaba rio arriba, rio abajo, con el bañador, las chancletas y la cámara, buscando a mi culebra, la que tenía que hacerme feliz. Y vi varias, aunque no pude hacer ninguna foto buena.

Pero estoy…

Sorpresa, sorpresa ¿de qué flor come esta princesa?

Imagen
De esta bella oruga, la charaxes jasius,



Nació una rutilante princesa,



Pero ... sorpresa, sorpresa ¿de qué flor come esta princesa?



Pues si, come mierda (fresca mejor que seca), fruta podrida, y sudor humano.



No hay que fiarse de las apariencias. La naturaleza es así. A esta mariposa, que es preciosa, no le importa compartir mantel con una mosca. Lo hace por que necesita sales minerales.

De noche en el río (I). La araña y la libélula

Imagen
.. y además, me inquietaban unas grandes telas de araña en el río. Estaban tejidas de orilla a orilla, llegando a medir casi cinco yardas. Parecía que la araña hubiera cruzado la corriente volando para pasar el primer hilo, de otro modo ¿como se podían haber construido? Además de su disposición, la desproporcionada fuerza del hilo me resultaba siniestra. Especialmente la hebra superior, que servía de soporte a toda la estructura y era casi tan gruesa y resistente como un cabello humano, pero pegajosa como la resina.
Bram Stoker, Memorias de mi Transilvania.

Esas telas de río, verdaderamente asquerosas, en realidad existen y parecen hechas a propósito para impedir el paso a los fotógrafos más que para capturar insectos. Hasta que aprendí a verlas y romperlas con un palo, más de una vez quedé enredado y repleto de pegajosa tela de araña. En cambio, las libélulas, que parecen ser el objetivo de semejantes redes, las ven perfectamente y las rodean sin dificultad. Llegué a tener compasión p…

Un profesor idiota y el éxtasis de las patatas fritas

Antes de vacaciones, puse la tele y vi un anuncio muy interesante, quisiera comentaroslo.

Un profesor está explicando. Es algo complicado, tal vez matemáticas o ciencias naturales. Los estudiantes son adolescentes y le miran con cara de absoluto hastío. Están ojerosos, insanos, aburridísimos. Es que el profe es un tipo realmente soso, con sus estupideces acerca de las ecuaciones y las células podría aburrir a cualquiera. Todo eso no sirve para nada. Además es viejo y feo, es un asco, es idiota, no nos gusta, no sirve para nada ¡que se vaya!, ¡queremos cambiar de canal!

Y se produce el milagro. Los estudiantes aparecen de repente en la playa. Es una fiesta. Bailan y ríen. Suena la música. Liberados de ese idiota y en bañador, resultan ser seres espléndidos. La cámara se entretiene en las firmes glándulas de una chica que baila en biquini, después se acerca a sus caderas ondulantes. Con esta dotación genética, está claro que el futuro es suyo.

La causa de esta transformación han sido unas…

La llamada de las libélulas (II)

Imagen
Sympetrum striolatum macho vigilando su territorio

Este ha sido un verano de muchas libélulas. He añadido unas chancletas a mi equipo fotográfico, lo que me ha permitido entrar en los ríos para poder fotografiarlas (no sin cierto miedo de que un resbalón me lo estropeara todo). Han sido muchas las horas que he pasado en barrancos, torrentes y charcas. Me lo he pasado muy bien. Y si os parece, ire contando alguna cosilla, también sobre sapos, culebras, zapateros, ranas y demás animales que he encontrado.




Quería comentar que he comprado el libro Field Guide to the Dragonflies of Britain and Europe, de Dijkstra y Lewington (este último, el ilustrador del famoso Tolman-Lewington de mariposas. Es un libro muy claro, con dibujos y fotografías excelentes, flechas señalando los puntos importantes para diferenciar especies, descripciones y mapas de distribución al lado de los dibujos de cada animal. Y un glosario de términos en las primeras páginas. Lo que permite que incluso yo pueda identifica…

Un insecto palo a última hora, la reproducción por partenogénesis y otros detalles

Imagen
Ver un insecto palo siempre es motivo de alegría. Este es del fin de semana pasado. Ya nos marchabamos a casa cuando el pequeñajo quiso hacer pipí. Y allí, al lado de donde caía el chorrito, resultó que había un insecto palo. Fue mamá la que lo vio (¡cada vez encuentra más bichos!).

A pesar de que era tarde, yo insistí en hacerle una foto. Como estaba en un lugar muy enredado, lo puse en un palito (aunque en la foto parece un troncazo). Me coloqué de manera que los últimos rayos de sol iluminaran un poco el fondo, y luego saqué un primer plano de la cabeza. Realmente, no hay forma de que llenen el encuadre. Obviamente, en cuanto acabó la sesión lo dejé de nuevo en su planta, que es donde pasa más desapercibido.



Desde luego, el bicho imita bien un tallo verde. Podría parecer que solamente tiene cuatro patas pero esto es por que cuando no está andando se coloca extendiendo el primer par de patas hasta mucho más adelante de la cabeza. Si os fijais, en el extremo de las patas (a la izquier…

¿Como disparar remotamente la D200?

Imagen
Normalmente se hacen las fotos pulsando el disparador de la cámara. Si se pulsa hasta la mitad, se activa el fotómetro, el AF, el VR si el objetivo lo tiene, etc. Y si se pulsa hasta el fondo, la cámara dispara el obturador.

Pero para algunas aplicaciones interesa disparar la cámara a distancia. Se me ocurren dos casos:

1-Para no tocarla y hacerla vibrar.
2-Para que la dispare algun otro aparato, por ejemplo un disparador por radio a gran distancia, una barrera de infrarrojos, un detector de presencia de infrarrojos (PIR), un temporizador, etc.

En el primer caso, basta con comprar alguno de los cables que vende Nikon, por ejemplo el MC-36. O, si queremos ahorrarnos dinero, una copia barata como el que yo tengo, que se llama ADIT M1 y lo venden en Ebay.

En el segundo caso, suponiendo que ya tenemos un chisme electrónico que cierra un circuito, lo más lógico es comprar un ADIT M1 (es barato), cortar el pulsador y quedarnos con el conector (que es lo difícil de conseguir). Si hacemos esto, ve…

Encuentro en la playa

Imagen
Vi a esta mujer en Chile, al norte de Viña del Mar, en un pueblo. He reflexionado mucho sobre nuestro encuentro casual en la playa.

No se nada de ella. Solamente que pasea al atardecer por la playa solitaria, mira las gaviotas y recoge conchas y latas vacías. No he vuelto a verla, ni tan solo puedo recordar el nombre del pueblo.

Ella me vio paseando por la playa, yo también buscaba conchas, pero esa tarde yo quería ser una gaviota, yo quería ser otra vez un niño buscando conchas con mi padre, en otro mar que ya murió, yo quería poder volar a través del tiempo.



Ella, en cierto modo que no os sabría explicar, era muy especial. Tenía algo dentro, algo que no se si aprecia en la foto. Ella entendía las cosas. Nunca he tenido esta sensación hablando con un desconocido. Me miró por dentro y creo que ella supo que es lo que estoy buscando. Hablamos poco, yo me tuve que marchar, me estaban esperando. Y me fui sin preguntarselo.



Si no fuera por las fotos pensaría que lo había imaginado todo.

La luz de la luciernaga (II). La falacia del diseño inteligente

Imagen
1. Las circunstancias.

Yo estaba cenando en un turismo rural. Justo cuando me trajeron el segundo plato, unos niños entraron gritando que habían visto una luciérnaga encendida. Sin exagerar, hacía años que la estaba esperando. Me levanté de un salto y le dije al posadero, "Ahora vengo, tengo que hacer una foto, luego me como el pollo, si no le importa".

Salí con la bolsa de los trastos, el trípode y una luz frontal. Tal como me habían dicho, allí estaba la luciérnaga, al lado del riachuelo, en una pared de piedra. Tanto tiempo deseando poder fotografiarla... me dio como una especie de vértigo y flojera. Se la enseñé a mis hijos, que tal como está el mundo ves a saber si vuelven a ver una y me dispuse a hacer la foto. Y pensé, "a ver si la cagaré, y tendrá razón el joven Tree-Hu y esto va a ser como el método de la gamba ... no se cuando tendré otra oportunidad".

2. La luz de la luciérnaga y la técnica fotográfica.

Para fotografiar insectos de noche, lo que suelo hac…

Fragmentos de un evangelio apócrifo

Si entrais en cualquier quiosco, es posible que os encontreis con un volumen grueso, encuadernado en tapa dura, de los que quedan bien en el comedor. Se trata, nada menos, de la Obra completa de Jorge Luís Borges, primer volumen, editado por RBA.

Debeis comprarlo sin vacilar. En vano buscareis el segundo tomo, todo lo que Borges escribió viene en este volumen primero que es además el último. El hecho de que este tesoro yazca entre la prensa deportiva y la del corazón no es más que una señal de los tiempos.

En el Elogio de la Sombra, escrito en 1969 cuando Borges andaba por los 70 y ya debía estar completamente ciego, figuran unos Fragmentos de un evangelio apócrifo que me parecen interesantes. Hay 51 mandamientos, empezando por el número tres. Selecciono solamente dos:

19. No odies a tu enemigo, porque si lo haces, eres de algún modo su esclavo. Tu odio nunca será mejor que tu paz.
29. Hacer el bien a tu enemigo es el mejor modo de complacer tu vanidad.


Aquí teneis el texto completo. Borg…

Parménides, Zenón y la hoja que no puede caer

Imagen
Hace 2500 años, Parménides sostuvo que nada podía suceder en el Universo, y por tanto negó que fuera posible el movimiento. Su discípulo Zenón ideó diversas paradojas para defender este punto de vista, entre ellas la de Aquiles y la tortuga. Borges, en su texto "La perpetua carrera de Aquiles y la tortuga" se ocupa del tema y cita diversas refutaciones (erroneas y correctas) de la paradoja.

Yo me referiré aquí a la paradoja de la hoja que no puede caer, que es una pequeña variante de una de las de Zenón. Si una hoja seca se desprende de su rama a finales de verano, es imposible que llegué a caer hasta el rio. Puesto que para llegar al rio, que dista (digamos) un metro de la hoja, primero debe recorrer la mitad de la distancia, 1/2 metro, y después el 1/2 metro restante. Pero para recorrer esta segunda mitad, primero deberá recorrer 1/4 y después el siguiente 1/4 y asi sucesivamente con el siguiente 1/8, 1/16, 1/32 ... hasta el infinito. Para recorrer estos infinitos espacios…