La Nikon F que regresó de Vietnam

No puedo ocultarlo por más tiempo: Entre mis numerosos vicios figura una tendencia al coleccionismo en la que recaigo cada otoño. Esta pasión burguesa de guardar cachivaches por fuerza tiene que ser mala. Ya hace tiempo que el padre de un amigo me recomendó no apegarme a las cosas materiales... pero años después descubrí que el hombre tenía una colección de Leicas valoradas en un potosí. Yo por mi parte colecciono Nikons, que son casi tan interesantes y mucho más baratas, sobretodo desde que existe Ebay. Presten ustedes atención, si son viciosos: por muy poco dinero pueden hacerse con auténticas maravillas, cámaras que en su momento fueron lo mejor de lo mejor, usadas por los mejores fotógrafos y cargadas de historia.

...click para seguir leyendo... La primera de las imprescindibles es la Nikon F, la primera cámara reflex ampliamente usada por reporteros gráficos. En 1959 este aparato inició el declive de las cámaras telemétricas (rangefinder) y también la supremacía de la industria japonesa frente a la alemana. Tenía todo lo que se le puede pedir a una reflex: Obturador de titanio garantizado para 100.000 exposiciones, levantamiento del espejo para reducir vibraciones, botón de previsualización de la profundidad de campo, visor del 100% del fotograma, temporizador, posición T para hacer fotografías de larga exposición sin necesidad de cable... Y la posibilidad de cambiarlo casi todo: las pantallas de enfoque, los visores, y por supuesto también las ópticas, desde 21mm hasta 1000mm de distancia focal. También se podía añadir un motor y un enorme soporte para películas de 250 exposiciones.

Observar las posiciones B y T en el control del obturador.

Además, en un alarde de compatibilidad, casi todos los objetivos que sigo usando ahora mismo con mi D300 siguen funcionando en la Nikon F del 59. En la primera foto, la cámara lleva un 35mm 2.8 fabricado probablemente antes de 1966, y en la siguiente, un Sigma 180mm macro AF que todavía se fabrica y que yo he usado para fotografiar diversos bichos. La compatibilidad se ha mantenido (con algunas excepciones) durante casi 50 años, sobreviviendo a la llegada del autoenfoque y de la tecnología digital. Solamente los últimos objetivos, con control electrónico del diafragma, han dejado de ser utilizables en la F.

Con el 180mm macro de Sigma.

La Nikon F no lleva absolutamente nada eléctrico, ni siquiera fotómetro. El fotómetro va en algunos de los visores y por tanto es opcional. Pero yo recomiendo a los interesados comprar una sin fotómetro, son más bonitas y nos ahorraremos la desagradable sorpresa de ver que no funciona o no es exacto, cosa normal en un aparato electrónico de hace casi medio siglo.

Entonces, ¿Pueden hacerse buenas fotos con una F? Si, si le acoplamos una buena óptica y si el fotógrafo es capaz de medir la luz correctamente con sus propios ojos o con un fotómetro externo. Entonces, suponiendo que los tiempos de obturación de la cámara sean exactos (otro día les cuento como comprobarlo), la calidad de la imagen solamente depende de la película que se use. Con las máquinas digitales se compra la película junto con el cuerpo. Esa es la diferencia fundamental entre las caras y las baratas, o tal vez habría que decir entre los modelos nuevos y los viejos. Por eso quien puede ahora cambia de cámara cada dos años, mientras que antes duraban décadas y se actualizaban a cada rollo de película que se cargaba.

Si en las cámaras analógicas se dependía sobretodo de la película, ¿por qué había tanta diferencia de precio entre una cámara modesta y esta F? Por la fiabilidad. Algunas F fueron con a la Luna con los cohetes Apolo, y muchas estuvieron en la guerra del Vietnam. Y probablemente sigan funcionando un día después del fin del mundo, aunque ya no se venda película. La calidad óptica de las lentes, la versatilidad de las reflex y sobretodo la indestructibilidad elevaron la F a la categoría de mito.


Pero ahora viene la parte agridulde, la historia de la Nikon F de color negro, fabricada en 1966, hace ya 43 años que ahora es mía.. Aquí continua.

Comentarios

Pantagruel ha dicho que…
Cuando era chico -como dice la otra- me dieron una Kodak Fiesta con el quinto premio del concurso de redacción de Coca-Cola. Era fea y mala. Dejé de hacer fotos pronto, y años más tarde reforcé esta actitud cuando una amiga americana, en un curso de verano en la Menéndez Pelayo, -cuando aun se vivía en palacio-, me recordó que the best pictures are those which are taken with your mind. No sé, la facilidad de la digital, cybershot u otras, me permite llevar cámara de nuevo, pero ni colecciono cámara, -ni colecciono fotos, solo las acumulo-. Hay gente para todo; heredé un reloj omega de bolsillo de mi abuelo, que creía muy valioso y que un día se llevaron los ladrones; ahora tengo más de veinte, todos comprados en ebay a muy módico precio. Pues ¿qué es todo, sino vanidad de vanidades?
frikosal ha dicho que…
Yo no gané Bueno, si has comprado 20 relojes en Ebay, algo de vicio tienes jeje. A cada uno le da por una cosa, en realidad estas cámaras son como una especie de reloj de cuerda.

Por lo menos mi abuelo no tuvo nada valioso en su vida, lo que había en su memoria si que hubiera sido valioso, pero se murió sin contarlo.

Todo deben ser vanidades, desde luego. Tal vez tenía razón tu amiga con lo del mind pero a mi se me van las cosas de la cabeza de mala manera, no me quedan las imágenes. ¿Tal vez esta obsesión con las fotos sea una forma de intentar detener el tiempo?
Amig@mi@ ha dicho que…
Yo también he sido siempre de colecciones de cosas de segunda mano. Creo que uno proyecta algo de sí mismo en cada cosa que decide guardar por un motivo u otro, y que cuando cambian de mano, siguen teniendo un algo del anterior propietario...
Me gustó. Distinto pero muy emotivo.
Besos
frikosal ha dicho que…
Panta,
Uuups, quería decír que "Yo no gané nada en el susodicho concurso", lo que viene a corroborar que hay un complot contra mi persona jeje.
frikosal ha dicho que…
Amig@mi@,
Se agradece el comentario. Es cierto, es muy diferente a lo que suelo poner. Tal vez sería mejor hacer un blog para cada cosa pero yo soy un desordenado tremendo..
Creo que la historia de esta máquina en particular es interesante, a ver si soy capaz de contarla.
Joselu ha dicho que…
Tu última foto con el nombre del propietario de la cámara Paul Harrington me ha dejado con enormes ganas de saber más de esa Nikon cargada de historia. Yo tengo varias cámaras aunque no puedo decir que sea coleccionista. Las analógicas (tengo una Canon, una Minox y una Nikon), las veo con una gran dosis de nostalgia, pero no creo que vuelva a utilizarlas. Uno de tus comentaristas de un post anterior habló de formato RAW y la posibilidad de revelar uno mismo los formatos digitales. Me gustaría saber más de esto.
frikosal ha dicho que…
Todas son de coleccionista si se quiere, solo depende de que es lo que se coleccione. Esta seguro que la despreció mucha gente por la cantidad de golpes que tiene y después ha resultado ser interesante. A mi me gustaría ver esa Minox, nunca las he usado.
Lo del RAW no es complicado, pero no se si va a ser tan gustoso como la película en BN.
Héctor Ruiz ha dicho que…
Pues los estudios van bien jejeje. Es lo que me gusta y apretando clavijas no hay problema. Los invertebrados también me gustan y el macro de vertebrados como reptiles o anfibios también me encanta. Un saludo
Maraya! ha dicho que…
Hola ^^! He dejado un comentario en una entrada antigua, la de las fotos del quebrantahuesos. Es por si no miras los comments de hace mil... Me siento extraña comentando aquí, pero el blog mola XD.
igniszz ha dicho que…
Mi primera cámara era una Werlisa sin fotómetro, y acabé aprendiendo a hacer fotos decentes sin él. Sólo colecciono por nostalgia las cámaras que he utilizado. Alguna vez he pensado en venderlas, pero siempre me he echado atrás. Valen más los recuerdos de ellas que lo que te puedan dar por ellas.
Sobre tu F, seguro que la historia que sigue tiene que ser super interesante, de lo contrario no nos hubieras dejado con la miel en la boca.
Espero ansioso el desenlace.
PD: cuidadin con comprar alguna reliquia de un tal Igor Kostin.
Gise =) ha dicho que…
Como me estoy poniendo al dia con el blog voy caminando hacia atras, y llegue sabiendo la historia de la camara, quiza por eso me interesó tanto la descripción, aunque con mis pocos conocimientos mcuhas cosas me quedaron colgadas, como por ejemplo que es el fotometro? lo siento sanes que soy muy nula pero tambien muy curiosa y me interesa;)
Me hiciste acordad que mi padre guarda en casa en Baires la cámara que tenía cunado nosotras eramos pequeñas...funcionará?? se podrá usar?...lo averiguaré...
Besos!!!
Marmorlu ha dicho que…
Comprador compulsivo de antiguallas... je, je.
No te privas de nada !

Interesante y emotiva historia, Manel... he hecho una búsqueda exhaustiva y he encontrado tu búsqueda de Info sobre el propietario en 2005 ...

"Realmente inquieta tu mente es" (Maestro Yoda)

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

¡ En busca de la luz zodiacal !