En la noche 115...

"Después me alejé rápidamente, y llegué al jardín, cuya puerta encontré abierta, y en el fondo había una linterna encendida, hacia la cual me dirigí a través de las sombras."
Las mil noches y una noche. 
Sirva también de homenaje al GRAN Rafael Cansinos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta