En la noche 115...

"Después me alejé rápidamente, y llegué al jardín, cuya puerta encontré abierta, y en el fondo había una linterna encendida, hacia la cual me dirigí a través de las sombras."
Las mil noches y una noche. 
Sirva también de homenaje al GRAN Rafael Cansinos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

Andrómeda en el palacio de Siddharta