"How to Become a Successful Loser", según Dieter Berglund

Dieter Berglund, polifácetico autor de origen escandinavo, acaba de publicar la que tal vez sea su principal aportación hasta la fecha: "How to become a successful loser". En esta obra, que próximamente se publicará traducida como "Guía del perfecto perdedor", Berglund clasifica las personas en "winners", "loosers" y "lacklusters" (mediocres, sin energía) y expone su teoría para acumular un fracaso tras otro:

1-Olvidar inmediatamente los éxitos recientes, sin darles ninguna importancia, y pasar a planterse inmediatamente nuevos retos. A poder ser, imposibles.
2-Manifestar abiertamente un estado de ánimo melancólico cuando algo ha salido mal. Por contra, ante el fracaso los "winners" (que también meten la pata ocasionalmente, según se nos dice), aprietan el culo y salen a la calle sonrientes. Berglund enumera algunos ejemplos del mundo animal, como la tortuga herida que suele forzar el paso para disuadir a sus perseguidores o la gacela que salta cuando ve a un león, dando a entender que sus compañeras son presas más fáciles.

En este punto ya se empieza a adivinar la tesis de Berglund: el éxito es solamente algo convencional y relativo, rozando la vulgaridad. Después, el tratado pasa de lo cotidiano a lo teológico, empezando por los recuerdos de la infancia del propio autor. De su cuaderno escolar de aritmética, Berglund recupera una anotación al margen de unos ejercicios calificados con insuficiente por su profesor: "Viendo como te ha salido el mundo, oh Padre, ¿Me llamas fracasado a mi por haber hecho mal unas sumas?".

El lector se quedará para siempre con la duda de si Berglund recibió respuesta. Si que se nos menciona a dos winners compañeros de pupitre: M.M., el primero de la clase, que llegó a director de una sucursal de Caja Madrid antes de la crisis y J.J., incialmente lackluster pero que alcanzó el estatus de winner al comprar un Chevrolet Corvette tras recibir en herencia el negocio familiar de torrefacción de cafés.

Sorprendentemente, el libro está siendo un gran éxito. O, para ser más exactos, del libro apenas se han vendido unos miles de ejemplares, pero el canal de youtube de Berglund dobla sus suscriptores cada 18 meses. De modo que a día de hoy ya nadie llamaría looser a Berglund (excepto, naturalmente, él mismo). Y me viene a la cabeza el verso del difunto winner Leonard Cohen,  "Ah, you loved me as a looser / but now you are worried that I just might win".

Comentarios

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta